Al encender la mecha, un leve estallido hace saltar la capucha produciendo una lluvia de pequeños juguetes.